El valor de la tradición – Monte de Piedad Granada

El Monte de Piedad de Granada es parte de la cultura granadina. Con casi tres siglos de historia, ha pasado por distintas etapas, pero siempre se ha mantenido fiel en su vocación de servicio a la población. Nació en 1740 como Monte de Piedad de Santa Rita de Casia, fundado por el agustino Isidro Antonio Sánchez Jiménez, con el objetivo de ofrecer préstamos a los más necesitados. En sus inicios, el Monte funcionaba sin reglamentación ninguna, con los fondos que proporcionaba su fundador. Tras muchos momentos de esplendor y otros de dificultades, a día de hoy, más de 11.000 clientes confían en su sistema para conseguir liquidez a partir de sus objetos de valor, de una manera rápida y sencilla.

La tradición joyera permanece aún en las preciosas joyas granadinas: corales, gitanillas con esmeraldas y la medalla de la Patrona de la Ciudad, Virgen de las Angustias, entran a diario en el Monte.

En 2016, el Monte de Piedad estuvo a punto de desaparecer y Fundación Montemadrid lo integró en su red de Montes. Dos años después, la antigua casa de alhajas sigue recibiendo cientos de clientes al día.  El equipo granadino, formado por cinco personas, ayuda y aconseja a todo aquel que les visita, escuchan sus historias, comprenden y les ofrecen las mejores soluciones. Hemos hablado con ellos para conocer más sobre este lugar tan especial.

 

¿Qué supone para la ciudad de Granada la existencia del Monte de Piedad?

El Monte de Piedad ofrece créditos con la garantía de joyas (relojes de oro y acero, anillos, pulseras, …) a bajo tipo de interés.Una institución histórica con tantos años de existencia, ofrece la confianza y tranquilidad que muchos ciudadanos necesitan a la hora de realizar este tipo de operación financiera. Los granadinos tienen un recurso rápido de financiación apto para todos aquellos que, por algún imprevisto, necesitan efectivo de manera inmediata. Cuando un producto que perdura casi 300 años, ¡es porque es un producto útil y justo para la sociedad!

¿Podéis explicarnos cómo funciona el Monte de Piedad de Granada para aquellos que no lo conozcan?

Las características de este tipo de préstamos (pignoraticios), donde el desembolso es inmediato a la concesión, no existen gastos iniciales en la apertura y la cancelación del mismo puede realizarse en cualquier momento de la vida del préstamo, hace que sea un producto atractivo y asumible en momentos puntuales de necesidad de financiación. Es una alternativa más, y más económica, a los préstamos que habitualmente se contratan. Es un sistema fácil, rápido y seguro. En nuestra oficina, simplemente con el DNI y las joyas, nuestros tasadores expertos valoran las piezas y se formaliza un contrato de préstamo por el importe que desee el cliente, con un máximo del 80% de la valoración.

El contrato es de un año y puede renovarse indefinidamente. La cancelación del contrato y recuperación de las joyas puede efectuarse en cualquier momento, sin penalización. Durante este tiempo, las joyas quedan bien custodiadas y aseguradas en nuestras instalaciones.

Es importante destacar que los créditos que genera sirven para, por un lado, mantener la actividad crediticia de esta institución y por otro, mantener la actividad social de la Fundación Montemadrid, que gracias a estos fondos lleva a cabo una acción social sostenible centrada en la integración social y laboral de  colectivos en riesgo de exclusión; la difusión de la cultura; la educación; el apoyo a entidades sociales a través de convocatorias de ayudas o el esfuerzo destinado a favorecer la calidad de vida a colectivos con problemas derivados de la edad, la discapacidad o la enfermedad, siempre con la filosofía de apoyar proyectos locales, cercanos y relativos a los problemas más acuciantes en el actual entorno socioeconómico.

¿Cómo es trabajar en el Monte de Piedad?

Es muy gratificante ya que Monte de Piedad Granada, de Fundación Montemadrid, es una entidad sin ánimo de lucro. La gran mayoría de los clientes son muy agradables y están agradecidos por el trato y servicio que les prestamos. En el terrero particular, es un orgullo trabajar en una empresa con tanta solera en la ciudad, no solo por la antigüedad, sino por la labor social y humana que hacemos cada día

¿Por qué razones suele acudir la gente?

El perfil del cliente ha variado y se han incorporado profesionales liberales, autónomos y pequeños empresarios que ven en este tipo de operación crediticia, sin avales o estudios de solvencia, por su inmediatez, transparencia y facilidad, una solución a sus problemas puntuales de liquidez. También acuden aquellos particulares que tienen imprevistos de pagos y familias con falta puntual de liquidez inmediata. También acude gente que quiere que le guardemos sus joyas, bien porque se van de viaje o porque se sienten más tranquilos. Por otro lado, totalmente distinto, recibimos personas que quieren invertir en oro y vienen a ver los lotes procedentes de subastas que pasamos a venta directa.

¿Cuál es el perfil del público que recurre a vosotros?

El perfil mayoritario es mujer, entre 45 y 60 años, amas de casa o desempleadas y con personas a su cargo, de clase media. Pero tenemos todo tipo de público: inmigrantes, autónomos que necesitan afrontar un pago, profesionales liberales, personas que invierten en oro precisamente para salir de apuros cuando lo necesitan o compradores particulares de oro.

Muchas personas traen sus joyas para que las custodiéis, ¿qué tipo de seguridad ofrecéis?

Creemos que la mejor, instalaciones con cámaras acorazadas y vigiladas las 24 horas del día con los últimos sistemas de seguridad de todo tipo y un control exhaustivo de localización de las alhajas. También existe un seguro sobre las joyas depositadas y tras tantos años de servicio sin incidencias, eso da mucha tranquilidad a los clientes.

 

¿Tenéis alguna joya o anécdota que se os haya quedado grabada?

Recordamos un peto y una pulsera muy antiguas, de diamantes impresionantes de la firma Melleiro, la misma que trabaja para numerosas Casas Reales Europeas. Nos quedamos con la gran curiosidad de cuáles serían las historias y personajes que han marcado la vida de esas joyas. Como anécdotas, preferimos acogernos al secreto profesional, lo que pasa entre nuestros clientes y el Monte se queda aquí. Ellos saben que pueden confiar en nosotros.

El Monte de Piedad de Granada, es uno de las seis casas que conforman nuestra red. El 100% de los beneficios de Monte de Piedad se destinan a la obra social y cultural de Fundación Montemadrid, como la integración social, el medio ambiente y la cultura. Al mismo tiempo que ofrecemos otra manera de obtener una ayuda económica y mantenemos una tradición con mucha historia.

0 comentarios