El colobo rojo de Bouvier reaparece casi medio siglo después

No es frecuente que resurja una especie que se creía extinguida; y menos cuando han pasado casi cinco décadas desde su último avistamiento. Sin embargo, esto es lo que acaba de suceder con el mono colobo rojo de Bouvier, un primate de la República del Congo del que sabemos realmente poco. Lo mejor de todo es que ha podido obtenerse la primera fotografía de un ejemplar de esta especie… y en ella podemos ver a una madre con una cría en brazos. Afortunadamente, la vida se abre paso.

Los primatólogos Lieven Devreese y Gaël Elie Gnondo Gobolo han logrado este histórico hallazgo tras dos meses de trabajos de investigación y búsqueda. Lo hicieron en el Parque Nacional Ntokou-Pikounda de la República del Congo, concretamente en una zona de bosques situada a lo largo del río Bokiba. Que los especialistas hayan localizado un grupo de colobos rojos en este lugar es muy relevante: viviendo en un área protegida se mantendrán lejos de amenazas como la tala de árboles o la caza, causas principales de que su población se redujese hasta creerse desaparecida.

“Posiblemente extinguido”. Con esas palabras se refería al colobo rojo de Bouvier la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN) en un informe del año 2008. El último avistamiento confirmado era de la década de los setenta y parecía que el primate había desaparecido antes de que pudiésemos conocerlo. Descrito por primera vez en 1887 por el zoólogo Alphonse Trémeau de Rochebrune, sólo se habían podido estudiar un par de especímenes de museo de comienzos del siglo XX.

El apoyo de la Wildlife Conservation Society ha permitido a Devreese y Gnondo Gobolo demostrar que el colobo rojo continúa vivo. Estudiando en profundidad la escasa información que existía sobre la especie y dejándose guiar por especialistas de la zona, los primatólogos han conseguido el objetivo con que iniciaron su misión el pasado mes de febrero. El propio Lieven Devreese explica su motivación en este vídeo:

El colobo rojo de Bouvier (Piliocolobus bouvieri) es ‘familiar’ del colobo rojo de Bioko (Piliocolobus pennantii pennantii), pero existen diferencias considerables entre ellos. El pelaje del cuerpo del Bouvier, generalmente marrón rojizo, es algo más ligero; y la mancha oscura de su cabeza es de menor tamaño. Ahora llega el momento de saber más sobre las costumbres y forma de vida de este primate que acaba de recibir una segunda oportunidad. Lo primero y más importante, por supuesto, es darle el respeto y la protección que no tuvo la última vez.

0 comentarios