#GenteMontemadrid: Alba Grediaga, trabajando por un mundo más sostenible

En un rinconcito de Madrid, a unos quince minutos de la Puerta del Sol,  se encuentra Huertos Montemadrid, un espacio de huertos urbanos en el que tratamos de fomentar la agricultura ecológica, el producto y la economía de cercanía y, en definitiva, un mundo más sostenible, y cuyos beneficios se destinan a sostener nuestro Centro Ponce León, un referente en educación inclusiva, en cuyos terrenos se levantan los huertos.

Al frente de Huertos Montemadrid, al pie del bancal, se encuentra Alba Grediaga, nuestro protagonista del mes de abril del calendario #GenteMontemadrid. Alba se encarga  de asesorar a todos los usuarios que tienen alquilada una parcela en los huertos, para que puedan producir hortalizas de calidad, aprendan a preservar el medio ambiente y disfruten del mejor ocio verde cultivando en su ciudad, y también imparte los talleres didácticos que se ofrecen de manera gratuita a adultos y niños los fines de semana. Con él hemos hablado sobre los huertos y, muy especialmente, sobre estas personas, grandes y mayores, que están descubriendo una nueva forma de hacer las cosas a través de la tierra.

 

¿Qué es lo mejor de tu trabajo en Huertos Montemadrid?

Lo mejor de mi trabajo es mi relación con las plantas, con los usuarios del huerto y, muy especialmente, el aprendizaje que hago con los niños. Son esponjas que en un futuro desempeñarán un papel crucial en nuestra sociedad.

¿Por qué crees que es importante trabajar por un mundo más sostenible?

Simplemente, porque se acaba. Los recursos son finitos y, si no tomamos cartas en el asunto, viviremos en un mundo muy degradado por el consumismo feroz. La sostenibilidad tendría que ser, desde mi punto de vista, uno de los ejes más importantes de cualquier gobierno. Aunque también es verdad que los propios ciudadanos se están dando cuenta del problema y están presionando para que la balanza cambie de posición.

¿Qué lugar ocupan lo ecológico y el producto de cercanía hoy en día en la sociedad?

Lo ecológico y el producto kilómetro cero son cada vez más predominantes en la cultura de la propia ciudad. Hace unos años era muy difícil encontrar un productor eco cerca de tu casa, ahora existen grupos de consumo, supermercados ecológicos, mercados de productores, comedores escolares eco, iniciativas municipales, vecinales, comunales y privadas, redes de huertos, charlas, estudios avanzados de la materia y muchas más ideas que van surgiendo en un contexto de cambio de modelo de consumo y ético. Es verdad que todo parece una moda que en breve se acabará para pasar a otra cosa, pero creo que esto va más allá de convencionalismos: la agricultura ecológica y los productos de cercanía han venido para quedarse.

¿Cuáles son los beneficios de cultivar tus propias hortalizas?

Beneficios todos, desde el aporte emocional que es trabajar la tierra con tus manos y sentirte parte de la naturaleza a, por supuesto, la frescura del producto a consumir, el ahorro de energía en el transporte, cuidado del medioambiente, creación de vínculos con otros agricultores, recuperación de cultivos tradicionales y, sobre todo, esa desconexión que te ofrece el huerto del ajetreo de la ciudad sintiéndote más sano a todos los niveles.

Comentabas que tenías también mucho contacto con niños y adolescentes, ¿cómo crees que impacta el huerto en ellos?

Los niños y adolescentes son los que más disfrutan al tratarse de una actividad al aire libre. Descubren muy rápidamente cómo son los ciclos de las plantas.

Descubren, por ejemplo – ¡y no es un mito! – que las hortalizas no salen de un supermercado y están envueltas en plástico. Aprenden a respetar las plantas, a trabajar en equipo y, muy importante, a comer alimentos de temporada… que últimamente se está perdiendo nuestra gran dieta mediterránea en favor de alimentos procesados.

¿Qué tipo de personas pasan cada día por Huertos Montemadrid?

Nuestro perfil de usuarios es muy variopinto, desde los niños de 3 años hasta los de 16 del propio colegio -que bajan al huerto a desarrollar diferentes talleres y actividades -, a nuestros usuarios privados que alquilan su parcela y tienen edades comprendidas entre 1 año, que ya empiezan a maravillarse con sus padres de todas las alternativas que ofrece un huerto, a alguna persona con casi 80 años que quería recuperar esas prácticas que hacía de joven. Nuestro perfil medio son personas – más mujeres que hombres – de entre 30 y 50 años, y también vienen bastantes niños entre los 8 y 14 años.

Nuestros alumnos del centro ocupacional y de algunos grupos de E.B.O. también participan en nuestras dinámicas y los alumnos de los ciclos de jardinería nos ayudan y hacen prácticas laborales en nuestras instalaciones. Es todo un placer trabajar con ellos y ver cómo aprenden para su futuro.

¿Cómo crees que les cambia el trabajo en el huerto?

Es verdad que la mayoría de las personas entran al huerto muy motivados, pero sin grandes expectativas. Es típico escuchar cosas como “tengo poca mano con las plantas”, “no me va a salir nada”, “esto sin abono no crece”, “¿pero no regáis con manguera?”. Y luego descubre, con el paso de 4 -6 meses, que empiezan a cosechar unas verduras estupendas, sin necesidad de abonos químicos, sin mucha o ninguna experiencia, con riegos controlados para no desperdiciar el agua… Ves cómo empieza a cambiarles la cara, se lo creen y ya por fin empiezan a disfrutar de verdad en nuestro huerto.

¿Qué hay que hacer para conseguir un huerto urbano en nuestros Huertos Montemadrid?

Hacerse con uno de nuestro huertos es muy simple: solo hay que tener ganas de disfrutar al aire libre y comer sano y visitar nuestra web en www.huertosmontemadrid.es donde se encuentra toda la información de talleres, alquiler, filosofía, ubicación, etc. También pueden llamarnos al 91317844, donde les atenderemos gustosamente. Además, pueden venir a visitarnos de martes a sábado de 10 a 18 horas, y los domingos, de 10 a 15h.

 

0 comentarios