La importancia de los cuidados de la piel en párkinson

La piel es el órgano más grande que tenemos, la de un adulto medio puede llegar a medir dos metros cuadrados y a pesar cerca de 2 kilos y medio. Es la primera barrera defensiva de nuestro organismo, secretas sustancias que acaban con determinadas bacterias patógenas y hace de escudo para que no pasen al torrente sanguíneo. A través de la piel, se elimina agua, grasas y sales minerales. También nos ayuda a regular la temperatura corporal y nos protege de los rayos ultravioletas. 

Como no le damos la misma importancia a la piel que a otros órganos como el corazón o los pulmones, en muchas ocasiones nos olvidados de su cuidado y tendemos a pensar que la tenemos garantizada para siempre, pero con el paso de los años la piel se va dañando y puede ser el origen de enfermedades y problemas. Por ello es necesario tener una atención especial, sobre todo si sufrimos alguna enfermedad o tomamos medicación asiduamente.

A causa de varios factores como los tratamientos farmacológicos o los problemas de movilidad, las personas con párkinson pueden sufrir problemas relacionados con la piel como: exceso de sudoración, picores, seborrea o irritación y sequedad. Cosas tan cotidianas como tomar una ducha, el secado, la forma de hidratarnos o los productos que utilizamos, pueden influir, positiva o negativamente, en el estado de nuestra piel.

Consejos para el cuidado de la piel en párkinson

Para hacer hincapié en la necesidad de prestar especial atención y evitar los problemas relacionados con la piel, las enfermeras del Programa Contigo de la FEP han diseñado una serie de recomendaciones y consejos dirigidos a personas con párkinson, familiares y cuidadores.

Estos consejos se han resumido en un documento de consulta libre que se puede descargar desde la página web de la Federación Española de Párkinson.

Además, si tienes alguna duda sobre los cuidados de la piel u otros temas relacionados con la enfermedad de Parkinson puedes ponerte en contacto con las enfermeras del Programa Contigo con el 901 113 942 o en el correo electrónico consultas@fedesparkinson.org.

0 comentarios