Empleducando: conseguir el trabajo de mis sueños

“Siempre tuve claro a lo que me quería dedicar y llegar hasta aquí ha supuesto años de formación y esfuerzo”, cuenta Laura Martín. En el año 2012 llegó a Down Madrid para estudiar un PCPI de Auxiliar Administrativo pero comprobó que no era lo suyo, así que en 2014 empezó EducaDemos en la Universidad Pontificia de Comillas, carrera que hizo durante dos años, haciendo prácticas en el colegio San Patricio con niños de 4 y 5 años. “Fue una experiencia de la que guardo un gran recuerdo”, afirma la joven.

“El año pasado me incorporé al servicio de empleo de Down Madrid y tras unos meses de formación surgió la oportunidad que tanto estaba esperando: un puesto de trabajo para mí. ¡Mi sueño se ha cumplido! En la escuela infantil apoyo a mis compañeros en todas las tareas posibles: asamblea, comidas, aseo, siestas… como uno más y ¡yo encantada!”, dice emocionada Laura.

Laura Martín lleva desde febrero trabajando en la Escuela Infantil Planeta Enano, como auxiliar educativo. Ha sido una de las primeras en contarnos su trayectoria y todo el esfuerzo que le ha supuesto llegar hasta aquí. Como ella, otras personas que han participado en Empleducando ya tienen un puesto de trabajo con el que aportan y enriquecen a los alumnos en su proceso educativo y su desarrollo. Laura Beatriz trabaja desde hace tres meses en una escuela infantil y se encarga de apoyar a los profesores a cuidar a niñas y niños de diferentes edades, le encanta estar con ellos contándoles cuentos y jugando. Gonzalo trabaja como auxiliar administrativo en la recepción de un colegio, además de realizar apoyo en el patio después del recreo. Y Laura realiza labores administrativas y da apoyo a alumnos con movilidad reducida en otro centro educativo. ¿Quieres conocerlos?

Empleducando es un proyecto formulado e implementado por el Servicio de Empleo de Down Madrid que cuenta con el apoyo de la Convocatoria de Acción Social.

Tiene un doble impacto positivo en nuestra sociedad: por un lado, la inserción laboral de personas con dificultades de empleabilidad y, por otro, el impacto educativo y de sensibilización que supone para los alumnos que algún miembro del equipo profesional de sus centros tenga una discapacidad intelectual. Creemos que es una forma natural de educar en la diversidad.

La inserción laboral de personas con síndrome de Down u otras discapacidades intelectuales es cada día una realidad más cercana. Muchas organizaciones y empresas apuestan por la integración y cada vez nos encontramos más ejemplos de personas con discapacidad intelectual en entornos laborales ordinarios. Se abren nuevos sectores y nuevas oportunidades para las personas con discapacidad.

0 comentarios