Centro Educativo Ponce de León: cuando educar e integrar son una sola cosa

¿Es posible una educación en la que la diversidad no suponga barreras? Si en una clase hay alumnos sordos y alumnos oyentes, ¿podemos brindarles una educación integral, que atienda a las necesidades de todos y cada uno de ellos? La respuesta a ambas preguntas es la misma: sí, es posible. Claro que para lograrlo hay que romper los corsés que a menudo imponen los sistemas de educación tradicionales e idear una metodología alternativa. Esa es la propuesta del Centro Educativo Ponce de León, que es propiedad de la Fundación Montemadrid.

Flexibilidad es el concepto clave en la visión de este innovador centro. En las etapas de Infantil y Primaria, ambas de integración preferente de alumnos sordos, esta flexibilidad se materializa en los proyectos de investigación, una manera de enseñar y aprender que equilibra las posibilidades de todos los niños. En la clase de primero de Primaria, por ejemplo, seis de los veinte alumnos son sordos; y en el aula hay además una gran variedad étnica. Bajo los esquemas tradicionales no sería posible garantizar la formación de todos ellos; a través de estos proyectos, en cambio, ese objetivo está mucho más cerca.

Son los propios niños quienes proponen temas sobre los que desarrollar una investigación, para escoger uno entre todas las propuestas. Después, por parejas, consultan bibliografía sobre el tema seleccionado para precisar sobre qué aspectos concretos desean investigar. A continuación esbozan un índice y organizan los contenidos en bloques temáticos, construyendo un mapa conceptual que les ayuda a tener claro qué están aprendiendo en cada momento. En la investigación propiamente dicha, los profesores se encargan de guiar el trabajo, que incluye participación de las familias, uso de las TIC, ambientación del aula…

La culminación llega con el cierre del proyecto, que sirve a los alumnos para exponer el resultado de su esfuerzo. Este sistema no sólo ayuda a mantener a todos los niños motivados hacia el aprendizaje, sino que además permite a los docentes incidir en aspectos como el trabajo en equipo y el compañerismo, adaptar el material didáctico a las capacidades e intereses de los alumnos, implicar a las familias en el proceso…

Cada curso mantiene un blog en el que se van colgando los progresos del grupo. Y precisamente, una de esas bitácoras ha sido elegida por la Fundación Telefónica para su selección de blogs de innovación educativa. Se trata del blog de la clase de primero de Primaria del Ponce de León, que en el tercer trimestre ha llevado a cabo una investigación sobre el Antiguo Egipto. Vale la pena echar un vistazo al trabajo realizado y a la organización del mismo, por ejemplo con las zonas: sumas y restas con y sin ábaco en la zona de matemáticas, confección de ropa ‘egipcia’ en la zona de proyecto, redacción sobre cómo hacer una esfinge con miga de pan en la zona de lengua…

0 comentarios